Detalles quirúrgicos de la reducción mamaria / reducción de senos

La cirugía de reducción de senos se puede realizar en un hospital acreditado o en una clínica de cirugía ambulatoria. La mayoría de los procedimientos de reducción de senos toman en promedio dos horas y media para completarse.

La reducción mamaria es una cirugía ambulatoria en la vasta mayoría de los casos, lo que significa que la paciente puede ser dada de alta el mismo día de su cirugía. Es un procedimiento quirúrgico que debe ser realizado por cirujanos plásticos certificados.

La anestesia general se usa comúnmente durante la reducción mamaria. Por su seguridad durante la cirugía, varios monitores se utilizarán para vigilar su corazón, la presión arterial, el pulso y la cantidad de oxígeno que circula en la sangre.

Se seguirá el plan quirúrgico discutido con usted antes de la cirugía.

El objetivo del tratamiento de la cirugía de reducción mamaria es reducir el tamaño de los senos que han aumentado de volumen, restaurar un contorno de pecho femenino normal, llegando a un tamaño cómodo para usted y corregir las deformidades de la mama, el pezón o la areola.

Antes de iniciar el procedimiento se realizará el marcaje en su piel para indicar donde se ubicarán las incisiones. Estas marcas son especialmente importantes, ya que los senos cambian de forma cuando está acostada boca arriba en la mesa de operaciones, comparando con la posición de pie.

El tipo de incisión dependerá del tamaño de sus senos, o el grado de reducción que solicite.

La cirugía implica comúnmente tres incisiones, una en la periferia de la areola, la segunda de la areola al surco inframamario y la tercera en el surco inframamario, es a lo comúnmente se le menciona cicatriz en ancla o en T invertida.

Después de que se extirpa el exceso de tejido mamario, grasa y piel, el pezón y la areola se desplazan a una posición más alta. Las areolas pueden reducirse en tamaño en caso de requerirlo. La liposucción se puede utilizar para mejorar el contorno en la parte lateral de la mama.

En la mayoría de los casos se utiliza un drenaje quirúrgico para evitar la acumulación de líquido debajo de la piel.

Las incisiones se cierran con suturas que van desde las capas de tejido profundas a las capas más superficiales, no se dejan puntos por fuera de la piel, favoreciendo líneas finas de cicatriz y el no retiro de puntos.

Casos que presentan volumen muy grande, pueden requerir incisiones de mayor tamaño, o procedimientos complementarios secundarios.

Una vez finalizada la cirugía, usted será llevada a una sala de recuperación donde continuará bajo vigilancia.

Es probable que se le permita regresar a casa después de un corto período de observación a menos que se hayan hecho otros planes para su recuperación postoperatoria inmediata.

El objetivo del Dr. Raúl Pérez Cerezo y de todo su equipo de trabajo es ayudarle, obteniendo un aspecto natural de sus senos, así como hacer  de su experiencia quirúrgica lo más fácil, segura y cómoda posible.

Diseño y desarrollo Web: 

Top of Page