Detalles quirúrgicos de una otoplastia

Una otoplastia se puede realizar en un hospital acreditado o en una clínica de cirugía ambulatoria.

El mayor porcentaje de procedimientos se realizan bajo la técnica anestésica denominada sedación intravenosa combinada con anestesia local, otros casos se realizan bajo anestesia local o anestesia general.

Para su seguridad durante la cirugía, varios monitores se utilizarán para controlar su corazón, la presión arterial, el pulso y la cantidad de oxígeno que circula en la sangre.

La mayoría de los procedimientos de otoplastia toman por lo menos de una a dos horas para completarse.

Dependiendo de su anatomía y los cambios deseados, se puede hacer una incisión oculta en el interior o detrás de la oreja, de esta forma las cicatrices pasarán desapercibidas. Durante el procedimiento, el reposicionamiento y reajuste del cartílago suele ser necesario.

Si los pliegues normales no se encuentran adecuadamente formados en el oído, pueden ser recreados por la conformación del cartílago con suturas permanentes o raspando el cartílago para mejorar el contorno de la oreja. Muchas veces se necesita una combinación de técnicas para obtener el resultado deseado.

El reposicionamiento de la oreja en relación al cráneo suele ajustarse en muchos casos, para acercar las orejas a la cabeza y mejorar la apariencia cuando están muy separadas.

Una vez completado el procedimiento, lo trasladarán a una sala de recuperación donde usted continuará bajo vigilancia. Después de un periodo corto de recuperación se le permitirá regresar a casa.

Tipos de otoplastia Continuar leyendo

Diseño y desarrollo Web: 

Top of Page